Diego Amor, el sheriff de un pueblo llamado Llubí

Se llama Diego Amor, es Policía Local y, desde hace algunos años, es el encargado de impartir la ley y el orden en Llubí, pero, más allá de su labor profesional, tiene una dedicación por sus conciudadanos que le ha llevado a una cruzada: sacar a los jóvenes de las calles para alejarlos de los vicios y mostrarles una manera diferente de vivir.

LLUBI - DIEGO AMOR, POLICIA LOCAL DE LLUBI.

Nuestro protagonista no es un agente del orden cualquiera. Tiempo atrás, ejerció de portero de discoteca trabajando durante muchos años en el difícil mundo de la seguridad del ocio nocturno palmesano. A pesar de tener amplios conocimientos en artes marciales y disponer de una gran corpulencia física, Diego sostiene que para solucionar los problemas un buen policía tiene que tener mucha mano izquierda y un buen trato con sus ciudadanos.

En los pueblos pequeños, ser agente de la autoridad no resulta una tarea nada fácil. Aquí no hay unidades de élite o de intervención inmediata para ofrecer apoyo en un momento de dificultad, pero tampoco le hacen falta. Las únicas armas con las que cuentan nuestros agentes son: una buena aplicación del sentido común y el respeto ganado día a día .

Cansado de patrullar las calles del pueblo y de encontrarse a los chavales tirados en las plazas fumando porros o enganchados a otras substancias estupefacientes, nuestro protagonista decidió cortar por lo sano, arremangarse y coger el toro por los cuernos. Habló con el alcalde, con el director del colegio y montó una escuela de boxeo. De su etapa anterior como boxeador y portero de discoteca, contactó con uno de los mejores boxeadores de la Isla, José del Rio ‘el Niño’ -amigo personal suyo-, consiguiendo involucrar a más de una veintena de jóvenes a que practicasen deporte y se alejaran del mundo de las drogas. Sin duda alguna, con esta iniciativa consiguió inculcar valores de respeto, amistad y compañerismo a todos los chicos. A las clases también se apuntaron otros chicos que nada tenían que ver con las drogas, pero que vieron una gran oportunidad de practicar deporte.

DIEGO AMOR, IMPLANTA EN EL MUNICIPIO UN PROYECTO DE INTEGRACION SOCIAL IMPARTIENDO CLASES DE BOXEO.

Como en cualquier pueblo pequeño, los habitantes del mismo estaban acostumbrados a conducir sin cinturón, aparcar donde querían y pasarse el Código de Circulación por el mismísimo  Arco del  Triunfo. Para acabar con esas costumbres y no hacerlo de una manera drástica decidió pedir ayuda a la denominada ‘Patrulla Escolar’. Durante unos días, impartió clases de educación vial a los alumnos del colegio. Para ello contó con la colaboración de otros compañeros policías de municipios cercanos. Una vez que los niños tenían adquiridos los conocimientos básicos sobre las normas de circulación, les nombró ayudantes de la Policía Local de Llubí. Es decir, creó la denominada ‘Patrulla Escolar’. Durante unos días, los escolares, acompañados en todo momento por sus profesores y agentes, se dedicaron a multar a todos los vecinos que cometían infracciones. Antes de hacerlo, los pequeños explicaban a los conductores los motivos de la sanción y les recriminaban su actuación irregular. De esta manera, nuestro particular sheriff consiguió educar a los conductores del municipio a la vez que inculcó clases de educación vial a los niños de la localidad.

LLUBI - LA POLICIA LOCAL DE LLUBI PONE EN MARCHA UN PIONERO PROGRAMA DE EDUCACION VIAL.

Ayudar a las personas mayores, mediar en los conflictos vecinales, dar solución a la problemática de seguridad del municipio y colaborar con la Guardia Civil en la resolución de delitos son algunas de las competencias de nuestro policía. No se le caen los anillos por ir a comprar medicinas a los vecinos impedidos o tirar una puerta abajo en un incendio y auxiliar a los heridos.

DIEGO AMOR, IMPLANTA EN EL MUNICIPIO UN PROYECTO DE INTEGRACION SOCIAL IMPARTIENDO CLASES DE BOXEO.

En América, el sherriff del condado resulta elegido a través de las urnas. Si extrapolásemos dicho sistema a nuestra comunidad, de buen seguro que nuestro protagonista obtendría la mayoría absoluta en su municipio. No pretende ser un imitador de Los hombres de Harrelson. Se conforma con la satisfacción de marchase a su casa con el deber cumplido.

Diego no es una excepción. En Balears hay centenares de agentes de Policía Local dispuestos para ayudar al ciudadano ante cualquier eventualidad. No lo olvide, siempre que los necesiten, estarán allí para darles una mano.

Acerca del autor

Julio Bastida

Otras entradas por

Sitio web del autor

15

11 2014

9 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. María del Carmen #
    1

    Todo un ejemplo. Soy de Llubí y sólo podemos tener palabras de ageadecimiento. Mucho ánimo Diego. El pueblo te quiere.

  2. Joana #
    2

    Ya se podría venir este policía para Muro. Da igual que haga o no clases de boxeo, con los guapo que es ya nos basta para alegrarnos la vista. ¿tiene novia?

  3. Cati #
    3

    Guapoooo. Tenemos el mejor policía.

  4. José del río #
    4

    Todo un ejemplo a seguir como profesional y persona.

  5. francisco #
    5

    En estos tiempos de crisis y malas noticias leer esto me emociona y me hace sentir bien como persona , eres un muchacho ejemplar para todo un pueblo , una ciudad y un país como el nuestro que va a la deriva falto de valores y lleno de perjuicios , gente como tu DIEGO AMOR eres de lo que unos padres unos vecinos y hasta un desconocidos se sienten orgullosos por que eres un señor. Diego gracias….

  6. tu cuñado favorito... ya sabes quien soy!!! #
    6

    Diego… Ya de pequeño apuntabas maneras,y sabíamos que ivas a llegar lejos…
    vente pa campos a limpiar las calles de la chusma que tenemos!!! Un saludo. Aaaauuuaaa aaaauuuaaa

  7. bini #
    7

    Tengo la suerte de conocerlo y doy fe de ello, su entrega en todo lo que hace es …100x 100

  8. Ana #
    8

    He de decir que me siento orgullosa de que todavía haya personas que dediquen su tiempo al ciudadano de a pie , ya que en estos tiempos esto escasea, darte las gracias y animarte a que continúes desempeñando esta labor que nos atañe a todos pero que pocos son capaces de realizar.

  9. Xisca #
    9

    Jo també puc dir que l’he conegut quan encara vivia al meu estimat poble de Llubí i confirm el que diu la gent és molt bona persona. El que passa és que exercir de policia a un poble petit al principi crec que costa un poc perquè la gent està acostumada a fer un poc el que vol. M’ha encantat conèixer aquestes iniciatives teves Diego, enhorabona!



Tu comentario