Espías a la mallorquina, el ‘pequeño Nicolás’, los ‘charlies’ y la ‘pequeña Nicolasa

El 'pequeño Nicolás' en una ambulancia del SAMU-061

Montaje del  ‘pequeño Nicolás’ en una ambulancia del SAMU-061

Todo el mundo en España habla del ‘pequeño Nicolás’. Para algunos se trata de un friki en toda regla, mientras que otro sector de la sociedad entiende que se trata de un empresario emprendedor bastante joven, pero sobradamente preparado.

No entraré en discusiones sobre la preparación de nuestro protagonista, pero les daré unos datos que son realmente preocupantes.

Quizás para muchos lectores de este blog la entrevista que concedió el ‘pequeño Nicolás’ al programa Un tiempo nuevo de Telecinco resultó entretenida y muy divertida. El chico entró al trapo, encendió el ventilador y comenzó a lanzar mierda sobre la Casa Real, el Gobierno, Catalunya e, incluso, contra el sindicato Manos Limpias. Muchas personas piensan que con la historia de Nicolás se podría hacer un guión cinematográfico, pero la gravedad del asunto es mucho mayor de lo que parece.

Los que llevamos muchos años trabajando en sucesos compartimos muchas horas de nuestro tiempo con agentes de los diferentes Cuerpos de Seguridad del Estado, detectives, policías locales, funcionarios judiciales y, aunque parezca mentira, con personas muy vinculadas a los servicios secretos.

El ‘pequeño Nicolás’ puso en jaque al  Centro Nacional de Inteligencia (CNI) de España. Utilizó la palabra ‘charlie’ en varias ocasiones. ¿Saben ustedes lo que significa realmente? Se trata de colaboradores habituales o puntuales que utilizan los servicios secretos españoles para realizar algunos ‘trabajos’ especiales. Francisco Nicolás Gómez-Iglesias era uno de ellos, por mucho que el Gobierno de España se apresure a desmentirlo. Un ciudadano de a pie no tiene capacidad de movilizar recursos ocasionales, tales como poner una escolta oficial durante días al presidente de Manos Limpias. El dominio de las unidades policiales y las competencias de cada una de ellas es otro dato a tener presente en este caso tan extravagante.

Me preocupa mucho la relación tan cordial entre la Casa Real y nuestro espía de andar por casa. Este chico está sacando los trapos sucios del País, tanto es así que hasta el Gobierno tiene que enviar comunicados de prensa oficiales para desmentir sus afirmaciones.

Ya saben que cuando a un político le pillan con el carrito de los helados y envía un comunicado para desmentirlo es que está mintiendo como un bellaco.

En Mallorca también tenemos varios ‘charlies’, es decir, colaboradores del CNI. Los mejores son aquellos que pasan desapercibidos y nadie sabe de su existencia. Después están los colaboradores denominados ‘fantasmas’ que son aquellos que dicen trabajar para los servicios secretos y que lo van pregonando por los cuatro vientos. Es el caso de algún ex policía local de Palma que dejó el cuerpo para ingresar, supuestamente, en el CNI y sólo le faltó poner un anuncio en la sección de clasificados de Ultima Hora. Del mismo modo, es incompatible salir en programas de televisión nacional y ser un ‘charlie’ del CNI. Por el momento, los agentes secretos no visten llevando una sábana blanca y una cadena colgando del pie. Aunque, visto lo visto con el ‘pequeño Nicolás’, no me atrevo a decirlo muy alto.

Finalmente, me gustaría acabar contándoles una confidencia. Me ha dicho un agente secreto del CNI que ya tiene identificada a la troll (persona que crea cuentas falsas de Twitter y Facebook) de un conocido partido político de Balears que se dedica a atacar sistemáticamente a periodistas por el simple hecho de criticar las acciones de gobierno de los suyos. Lo triste de esta historia es que han sido sus propios colaboradores quienes la han vendido. En el CNI ya la llaman; ‘La pequeña Nicolassa’.

Acerca del autor

Julio Bastida

Otras entradas por

Sitio web del autor

28

11 2014

Tu comentario